Hoy en día, la construcción de edificios consume al menos 1/3 de los recursos globales. Es por ello que cobra especial importancia desarrollar materiales y soluciones que ayuden a hacer mejores edificios que puedan abastecer la creciente demanda de vivienda generando un menor impacto en el medioambiente y aplicando los principios de economía circular.

Para alcanzar este objetivo, las Declaraciones Ambientales de Producto (DAP o EPD en inglés) proporcionan información transparente sobre un producto en base al análisis de ciclo de vida (ACV) previamente realizado sobre el mismo. Entre los resultados expuestos de este estudio se mostrará una gran variedad de indicadores.

Encontraremos factores ambientales tales como la participación del producto en el calentamiento global, en el potencial agotamiento de la capa de ozono; indicadores sobre el uso de recursos como energía primaria renovable y no renovable, uso de materiales, agua y de combustibles. Así como información sobre los residuos que pueda ocasionar e información sobre el reciclaje del producto, reutilización o valorización energética.

Los beneficios de incluir en la edificación productos que contengan dichas declaraciones son:

  1. Las DAP ayudan en la obtención de puntos y/o el cumplimiento de requisitos en aquellos edificios que se vayan a certificar con sellos como WELL, LEED, BREEAM, VERDE, etc…
  2. El estudio del análisis de ciclo de vida permite evaluar posibles puntos de mejora en todo el proceso de fabricación, desde la reducción de emisiones hasta la gestión de residuos. Este aspecto tiene cada vez más valor debido a la futura implantación de la Ley de residuos y suelos contaminados.
  3. Disponer de productos con una DAP puede ayudar en el vínculo y fidelización con grupos de interés, desde promotoras a clientes finales, para avalar las buenas características medioambientales y la calidad de los productos elegidos.
  4. La estandarización de este análisis ayuda en los estudios comparativos entre productos análogos.
  5. Cada vez veremos más concursos públicos donde se incluirán requisitos ambientales mínimos. Una forma de evaluar y justificar que los productos elegidos cumplen con dichos requisitos será la presentación de las DAP.

Utilizar un producto que tenga esta documentación facilita desarrollar edificios más sostenibles. Lo cual es beneficioso es muchos factores. Por ejemplo, según estudios recientes el consumidor final está dispuesto a invertir más dinero en la compra de una vivienda si esta es sostenible.

>> Artículos relacionados: https://blog.uponor.es/2021/09/15/conoce-el-legado-que-queremos-dejar-a-las-futuras-generaciones/

Sobre el autor

Uponor