Hoy 28 de enero se celebra el Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2. Una cita impulsada desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de concienciar y sensibilizar a toda la población sobre el cambio climático y los impactos ambientales que ocasiona.

En el caso de la Unión Europea (UE), son varias las líneas de actuación articuladas con el compromiso a través de Naciones Unidas, de ser el continente que abandere la lucha contra el cambio climático. Dentro de esta estrategia, el sector de la construcción edificatoria ocupa un lugar importantísimo, puesto que la UE estima que los edificios son responsables del 40% del consumo de energía y el 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, concretamente durante las fases de construcción, vida útil, rehabilitación y demolición.

A demás los edificios son parte fundamental de nuestro actual modelo de vida, ya que, según el Consejo General de Arquitectos Técnicos de España, en los edificios pasamos el 90% de nuestras vidas.  Dato que hace especialmente relevante la importancia de converger edificios cero emisiones, que además sean capaces de aportar altos niveles de confort, higiene y salubridad a sus ocupantes.

Los sistemas de Climatización Invisible mediante superficies radiantes, se han convertido en la solución líder en el sector residencial y cada vez toman mayor protagonismo en el terciario.

Por lo tanto, para alcanzar el ambicioso objetivo de una Europa libre de emisiones para el año 2050, gran parte del parqué edificatorio existente y la totalidad de destinado a nueva construcción deberá adaptarse a unos estándares de soluciones tecnológicas sumamente eficientes, con un extraordinario rendimiento y elevadísimos ciclos de vida.

Revolución en el sector

Son ejemplos del cambio que se está produciendo estándares de edificación integral en el entorno digital como BIM,  el fenómeno de industrialización de la construcción, la aplicación de la generación distribuida en el propio edificio a través de energías renovables (solar, aerotermia, geotermia, eólica…) con el objetivo puesto hacia el autoconsumo, el uso de sistemas de alta eficiencia en envolventes e instalaciones encaminados a bajas demandas energéticas y extraordinarios rendimientos de equipos, o la incorporación del modelo “Smart” a los edificios a través del Big Data, Internet of Things, Inteligencia Artificial o Realidad Aumentada.  

En el segmento de la climatización de edificios, según el Instituto de Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), los sistemas de climatización son causantes de alrededor del 60% de las emisiones.  En este sentido y con el objetivo de reducir al máximo los consumos de energía, las emisiones y además aumentar los niveles de confort, higiene y salubridad, los sistemas de Climatización Invisible mediante superficies radiantes, se han convertido en la solución líder en el sector residencial y cada vez toman mayor protagonismo en el terciario.

Estos sistemas toman como principio de funcionamiento el uso de elementos arquitectónicos de los edificios como el suelo, el techo o incluso los forjados, para el intercambio térmico. En estos elementos se integran un entramado de circuitos de tuberías por las que circula agua a una temperatura próxima a la temperatura ambiente, siendo esta de en torno a 35ºC en calefacción y 15ºC en refrigeración.

Gracias a la integración de sistemas de climatización mediante superficies radiantes en los edificios es posible:

  • Edificios de consumo de energía y emisiones nulas, como es el caso del edificio de oficinas GreenSpace debido a la excepcional compatibilidad con fuentes de energía renovables como la aerotermia, la hidrotermia, la geotermia, la biomasa, la solar térmica o la fotovoltaica.
  • Ambientes de excepcionales niveles de confort debido a la homogeneidad de temperatura y a la no estratificación térmica,
  • Altos niveles de salubridad en compatibilidad con sistemas de ventilación eficientes al no generar ácaros.
  • Edificios con bajas huellas de carbono debido a los altos ciclos de vida de los sistemas, siendo estos semejantes a la vida del propio edificio.

Recientemente la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Energéticos ha publicado un documento Técnico sobre “paquetización de soluciones tecnológicas en la rehabilitación energética de edificios”,  que ha contado con el apoyo del Ministerio para la transición ecológica y el reto demográfico (MITECO) y la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid (FENERCOM), en la que se documenta que los sistemas de climatización por suelo radiante son la mejor opción para calefactar y refrigerar un edificio, siendo el que más reduce el nivel de emisiones durante el ciclo de vida del edificio, junto con una generación aerotérmica (aire-agua).

Por otro lado, parte de los fondos Next Generation destinados a la reactivación del sector de la rehabilitación de edificios, como el PREE 5000 el RD 853 o el RD 477 energías renovables en autoconsumo, almacenamiento y térmicas, incluyen ayudas complementarias cuando se instala suelo radiante conectado a una fuente de energía renovable.

Israel Ortega, Director de Formación y Servicios Técnicos

Sobre el autor

Uponor